viernes, septiembre 17, 2010

Antonio Muñoz Molina

Este verano he descubierto la página web de Antonio Muñoz Molina, y en ella mantiene un interesante diario. Además de esas anotaciones, incluye una biografía y comentarios sobre sus obras. De la autobiografía (autorretrato lo llama) me gustaría destacar un párrafo muy interesante:

"Políticamente, soy un socialdemócrata: defiendo la instrucción pública y la sanidad pública, el respeto escrupuloso de la legalidad democrática, la igualdad de hombres y mujeres, el derecho de cada uno a elegir su forma de vivir y si es preciso de morir dentro de la conciencia de nuestra responsabilidad como ciudadanos. Derechos sin responsabilidades son privilegios; un derecho individual beneficia a la comunidad; un privilegio siempre se ejerce a costa de alguien. Ser progresista no es defender a rajatabla al grupo al que uno pertenece sino vindicar como propias las causas singulares de quienes en principio no son como nosotros. Un progresista, aunque sea hombre, es feminista; aunque sea heterosexual, defiende con vigor el respeto a la condición y la igualdad jurídica de los homosexuales; un progresista se rebela contra el sufrimiento innecesario de los animales y contra el despilfarro de los bienes ambientales que son de todos, también de las generaciones futuras."

Por esto, y por la trayectoria del escritor, me sorprendió una lamentable carta en El País, en la que se acusaba a Muñoz Molina de equidistante entre la República y el bando nacional. Como no podía ser de otra manera, éste contestó de forma brillante, e hizo una anotación en su diario: "Quién crees que eres"
Estoy empezando La Noche de los Tiempos y me apetece mucho que me guste aunque no todas las referencias que me llegan sean esperanzadoras (de momento va empate a uno), pero me parece necesario que se ponga en valor lo positivo de la II República y se denuncien las atrocidades que se cometieron supuestamente en su defensa.

domingo, diciembre 06, 2009

Alvaro Pombo

Hoy ha escrito Elvira Lindo un artículo maravilloso sobre Álvaro Pombo.
Verle hablar es un espectáculo, no se sabe muy bien por dónde va a salir.
Aquí va un ejemplo.

miércoles, diciembre 02, 2009

Manifiesto: En defensa de los derechos fundamentales en Internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

martes, octubre 13, 2009

miércoles, octubre 07, 2009

La ciencia en España no necesita tijeras.




Explicado aquí.

Y un interesante artículo de Elvira Lindo.

El recorte.

Esta semana la ciudad de León será formalmente presentada a la ciudad de Nueva York. Es muy probable que a este acto de política exterior la ciudad de Nueva York no se persone o se persone mínimamente y que el público asistente se limite a ese grupo al que Chencho Arias llamaba, con ingenio, "los sospechosos habituales", esos españoles fieles a los actos españoles, amén de una serie de periodistas, también españoles, que informarán en los periódicos españoles de que la ciudad de León ha sido presentada en Nueva York.

De vez en cuando asistes a actos sobre la escasa presencia cultural de España en el extranjero y, por decirlo gráficamente, se te cae el alma a los pies. Los creadores, sean cocineros, modistos, cineastas o literatos se enredan en un sinfín de quejas contra un Estado que, al parecer, les tendría que promocionar. Los políticos, por su parte, adoptan un discurso triunfalista y se entregan con alegría acrítica a ese puzle en que se ha convertido la acción cultural, sin que parezca importarles la escasa relevancia que suelen tener sus viajes, sus actos y el gasto que eso supone.

El otro día yo misma asistía a uno de esos debates plúmbeos en los que, muy al estilo español, cada artista se quejaba del escaso apoyo que recibe. Es verdaderamente cómico escuchar esos lamentos en esta ciudad, Nueva York, en la que cocineros, videoartistas o cómicos han de competir salvajemente y a palo seco. Mientras escuchábamos una sentida queja sobre lo poco que se valora a los cocineros de élite en nuestro país (¿poco?), el amigo que me acompañaba, un joven científico cuyo futuro, sin remedio, está en el extranjero, me susurraba: "De nosotros nadie se acuerda nunca". Andaba deprimido por el recorte en los presupuestos de investigación. Todo llegará, le dije, recuerda que el presidente inauguró hace un año la sociedad del conocimiento. Ah.

viernes, septiembre 11, 2009

De cómo Ray Loriga dejó de caerme mal...

Y de cómo a los 10 meses me cae mucho mejor.
Porque cómo se las gasta la pájara de su ex.

 

Ray Loriga habla del "amor como voluntad, no como víctima de una circunstancia"

martes, agosto 11, 2009

Vertigo Estival 2009

Aquí una galería de imágenes.

Vertigo Estival 2009


Y un enlace a un texto precioso.